slow-design1.jpg

Slow design

Slow design es una actitud reflexiva basada en la simplicidad inteligente, el compromiso social y cultural y la racionalización de los recursos. Es una manera de contribuir, como diseñadores gráficos, a la construcción de un mundo mejor.
Slow design es una actitud reflexiva basada en la simplicidad inteligente, el compromiso social y cultural y la racionalización de los recursos. Es una manera de contribuir, como diseñadores gráficos, a la construcción de un mundo mejor.

El Slow Food nació a finales de la década de los 80 de la mano del periodista y gastrónomo italiano Carlo Petrini. Surgió no sólo como una respuesta al Fast Food sino al Fast Life que, ya en aquella época, se nos estaba viniendo encima. Hoy en día es un movimiento social presente en más de 150 países y es la raíz de una corriente cultural mucho más amplia denominada Movimiento Slow. De este árbol brotaron diversas ramas: Slow cities, slow work, slow schooling, slow sex, slow fashion… y, como no, slow design.

En lineas generales lo que se promulga desde el movimiento Slow es que el individuo tome el control de su tiempo sin someterse a los ritmos frenéticos que nos impone la vida moderna. Niega la relación entre la productividad y la velocidad (vísteme despacio, que tengo prisa), y promueve que nuestra actividad minimice su impacto en el medio ambiente y en la salud de las personas; de la de los demás y de la propia. Al mismo tiempo reivindica el derecho al placer, al gusto y a la calidad.

Petrini dijo: “No tiene sentido forzar los ritmos de la vida. El arte de vivir consiste en aprender a invertir el tiempo en todas y cada una de las cosas”. Nos gusta como base filosófica. Pero ¡ojo!, Slow design no implica que seamos incapaces de realizar un proyecto de diseño en un tiempo razonable, sino que el tiempo que le vamos a dedicar será bien aprovechado y no obviaremos ninguna de las fases de desarrollo tanto a nivel creativo como productivo. Todo en beneficio de la calidad, la sostenibilidad, los valores éticos y, por supuesto, la eficacia que pretende el cliente.

Hand with watch and numbers on the side comming out

¿Cómo debería ser un diseño Slow?

  • Reflexivo. Dedicando el tiempo necesario a la observación, la investigación y el ensayo para lograr el mejor resultado.
  • Simple y eficiente. Buscando soluciones simples que permitan minimizar la pérdida de tiempo y recursos, para optimizar el coste económico y energético.
  • Centrado en el usuario. Prestando la máxima atención a sus necesidades, deseos y limitaciones. Así se hace más accesible.
  • Adaptable y duradero. Proporcionando un producto que pueda mantenerse en el tiempo, evitando la necesidad de actualizaciones o reposiciones constantes.
  • Sostenible. Respetuoso con el medio ambiente, evitando los materiales y procesos más contaminantes o tóxicos.
  • Comprometido ética y socialmente. No presta sus servicios a causas que entren en conflicto con los derechos fundamentales o que vayan contra la dignidad de los seres humanos y se implica especialmente en los proyectos que van encaminados a mejorar estos aspectos.
  • Se inspira en la cultura local o regional, como una forma de transmitir sus valores hacia el exterior y a las generaciones venideras.

Trabajar bajo esta filosofía no es una cuestión de moda, ni tan siquiera de estrategia de ventas. Como en la fábula de Esopo, algunos profesionales del diseño tratamos de adoptar el rol de la tortuga porque creemos que los proyectos de nuestros clientes merecen un tiempo de calidad, en el que seamos capaces de detener el ritmo y prestar la atención debida a sus problemas o necesidades de comunicación. Desgraciadamente, en muchas ocasiones, el cliente se equivoca y apuesta por la liebre, como cuando se recurre a ese otro concepto tan de moda en los últimos tiempos: el crowdsourcing creativo, donde, bajo un falso paradigma, se comercializa el diseño a granel, precipitado, despersonalizado, superficial, fast… La antítesis del slow design.

Y tú ¿te sientes liebre o tortuga? ¿quieres de verdad llegar a la meta?

Más información en:
http://www.slowfood.com/
http://es.wikisource.org/wiki/La_liebre_y_la_tortuga